#CómoSalimosDeEsta

¡Váyanse!

Publicado: 2019-08-01


Conocido el texto de la modificatoria a la Constitución para prohibir la postulación de quien haya jurado como Presidente de la República y recortar el mandato del Presidente, Vicepresidentes, Congreso y Parlamento Andino, ya se tiene el rumbo que van a tomar las cosas. Lo más probable, es que se abra un cortísimo período electoral.

Pero esa propuesta no es sino la expresión legal, de una exigencia popular. La que se explica por la pérdida de legitimidad (si alguna vez la tuvo) de la representación congresal (de la mayoría) que la ha logrado a punta de descarada perseverancia: el blindaje a Alan García en la Comisión Lava Jato, a Mamani por tocamientos indebidos, el ex Fiscal de la Nación Pedro Chávarri a quien han blindado hasta ocho veces por presuntos delitos de encubrimiento real y encubrimiento personal, en la investigación por el caso Los Cuellos Blanco del Puerto y por ingresar a una oficina lacrada por el Fiscal José Domingo Pérez; el blindaje al Fiscal Tomás Gálvez, otro vinculado a “Los Cuellos Blancos del Puerto”, al ex Juez César Hinostroza, por el caso Cuellos Blanco del Puerto, a quien un informe del Ministerio Público lo sindica de ser líder de 'Los Cuellos Blancos del Puerto'; a Héctor Becerril por el caso de los 'CNM Audios' (también se le sindica como integrante de los Wachiturros de Tumán a Yesenia Ponce, por haber presentado falsos certificados de estudios y un largo etc.

Para graficar mejor la deplorable realidad de la representación congresal, mencionaremos algunas de las bandas delincuenciales que, al parecer, tendrían presencia en el Poder Legislativo. Los blindajes mencionados, han impedido confirmar o descartar dicha presencia. Estas son: Cuellos Blancos del puerto, Wachiturros de Tumán, también se habla de la presencia de narco congresistas, (lo señalan varios estudiosos del tema) y obviamente hay delitos conexos: Lavado de activos, minería ilegal, trata de personas, tráfico de terrenos y otro largo etc.

Por eso, es de lamentar que algunos congresistas que antes se manifestaban en contra de estas acciones de blindaje del fujimorismo, hoy, hagan cuerpo con este sector que a lo único que ha dedicado su tiempo y los recursos de todos los peruanos, ha sido para proteger corruptos y obstruir toda posibilidad del avance en la lucha contra la corrupción. No hay reelección parlamentaria es verdad, pero eso no debe ser motivo para no entusiasmarse con la posibilidad de cerrar el paso a la corrupción, de sentar las bases para construir una mejor representación congresal para el Bicentenario.

Este Congreso está cerrado, clausurado moralmente, por la ciudadanía. Lo lamentable es que le seguimos pagando el sueldo. ¡Váyanse!


Escrito por

Yorka Gamarra

Abogada, periodista. Consultora en prevención, gestión y transformación de conflictos sociales.


Publicado en

yorkagamarra

Otro blog más de Lamula.pe